lunes, 8 de septiembre de 2008

Tesoro incomparable

Tesoro incomparable, Jesús amigo fiel
Refugio de los que huyen del adversario cruel:
Sujeta compasivo a Ti mi corazón,
Pues para rescatarme sufriste la pasión.

Cristo, eres para mi alma, mi pan de eternidad,
Del cual yo me alimento en mi necesidad:
En mi flaqueza extrema se cumple tu virtud,
Y en medio de mis males me ofreces la salud.

Dirige a mí tu rostro, Jesús, radiando amor,
Sol puro de justicia, bendito Salvador.
Pues sin Tu gracia santa la vida es un morir;
Gozar de Tu presencia, sólo esto es el vivir.

Jesús, riqueza mía, mi amante Salvador,
En mis flaquezas eres mi fuerte protector.
Mi paz el enemigo no turbará jamás;
Por más que lo intentare no lo permitirás.

Al mundo de falacias no pertenezco ya;
El cielo es mi morada, do mi Señor está.
A donde Cristo habita con ansia quiero ir,
Y en sempiterno gozo con El también vivir.


CANTO ESPIRITUAL